Seguramente ya has fumado narguile alguna vez en la vida, o por lo menos debes haber visto estas famosas pipas alargadas en algún local o restaurante árabe, conocidas como cachimbas o shishas.

Pese a que son originarias de La India se han popularizado en todo el mundo, así que si te interesa saber más sobre ellas te invitamos a seguir leyendo esta nota en la cual te compartimos cuáles son las mejores del mercado.

El narguile también se conoce como Shisha, Cachimba o Hookah y es básicamente una pipa de agua que se creó con la intención de que a las personas les resultara más agradable fumar tabaco, principalmente porque su sistema suaviza mucho su sabor, y porque además el líquido enfría el humo potenciando mucho más las sensaciones aromáticas.

Esa condición transformó por completo la experiencia de fumar ya que el aroma emanado es totalmente diferente al humo convencional del tabaco. Además, el resto de las personas alrededor del fumador suelen sentirse más cómodas en ese ambiente aún cuando pudiesen no estar fumando, ya que el olor no es molesto o desagradable.

Tipos de Shishas o Cachimbas que existen

Las mejores Shishas del mercado pueden clasificarse en estilo egipcio, sirio y en narguiles turcos. Las de tipo egipcio se consideran como estándar de Cachimba, las sirias se caracterizan por contar con cuerpos estilizados y válvulas de purga pequeña, y por último, los narguiles turcos se reconocen con facilidad debido a que se fabrican con acero inoxidable o latón.

 

Sin embargo las Cachimbas turcas no son muy recomendables para aquellos fumadores novatos puesto que no cuentan con una válvula de purga, aunque se puede decir que tienen un punto a favor: suelen ser macizas y por ende son bastante duraderas.

También existen las Cachimbas eléctricas que han causado un gran revuelo desde que se popularizaron debido a que son más prácticas y funcionales; condición que les permite a los fumadores más asiduos vaporizar en cualquier lugar y cuando lo deseen, porque estas pipas son pequeñas y sumamente fáciles de transportar.

Componentes de las Shishas

Constan de una base de cerámica o vidrio en la cual se vierte el agua o el líquido que se utilizará para enfriar el humo. Dicho líquido puede ser muy variado, incluyendo melazas de sabores, zumos de frutas e inclusive ciertos licores, aunque en este último caso se debe tener mucho cuidado con la cantidad a colocar para evitar intoxicaciones etilícas elevadas.

Encima de la base se erige el cuerpo de la Hookak, el cual es más conocido como chimenea porque su tubo bajante entra en la base y se sumerge en el líquido contenedor para así formar las burbujas.

La chimenea también incluye una manguera por donde se aspira el humo, aunque algunas Cachimbas también cuentan con una válvula reguladora del flujo de aire, es decir, que de ella dependerá la emanación de más humo o menos humo a través de la pipa.

Encima del cuerpo se ubica el cenicero que no es más que un pequeño plato metálico que funge como almacenador de las pinzas metálicas con las cuales se recogen los restos de las cenizas del carbón o del tabaco cocinado.

A su vez, el cenicero rodea a la junta superior o el espacio que contiene la cazoleta de cerámica donde se coloca el tabaco y las esencias que le aportarán el sabor y el aroma a la fumada.

Hoy en día se consiguen esencias de todo tipo, desde menta hasta sabores de frutas como patilla o fresa, de modo que su escogencia dependerá significativamente de los gustos o preferencias del fumador.

Múltiples ofertas

Asimismo, la oferta de Shishas crece cada vez más y es precisamente allí donde radica la importancia de conocer las diversas opciones disponibles en el mercado para que el fumador adquiera la que mejor se adapte a sus requerimientos o necesidades.

Destaca que se fabrican en distintos materiales, altura, modelos, colores y formas, y si la firma o marca es de alta gama es muy probable que la Shisha sea más costosa que las elaboradas por las compañías de menor gama.

En otras palabras, la compra de este tipo de pipas dependerá básicamente del presupuesto y de las exigencias particulares del fumador.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario